martes, 3 de septiembre de 2013

Asturies ye diferent

Vuelta a los ruedos después de más de 4 meses, y no pudo haberse dado mejor ni en mejor escenario.

El pasado domingo 1 de septiembre tuve el placer de participar en el XXI Triatlón del Club Natación Santa Olaya (Gijón), perteneciente al circuito asturiano de triatlón. Esta carrera suponía mi regreso a la competición tras un año complicado por las lesiones, en el que cuando al fin conseguí recuperarme de mi operación de clavícula, una molestia en la cintilla iliotibial a la altura de mi rodilla izquierda a raiz de la disputa del Medio Ironman de Elche me dejó en el dique seco durante prácticamente los dos meses siguientes.

La recuperación ha sido lenta y la progresión del entrenamiento muy medida y cuidada, y gracias a ello puedo decir que mis 5-6 últimas semanas he podido ir entrenando con normalidad e ir encontrando poco a poco buenas sensaciones.

El pasado domingo antes de dar la salida y pisar la playa del Arbeyal me invadía la incertidumbre de saber cómo respondería el cuerpo en competición después de tanto tiempo. Me conformaba con volver a sentirme en carrera de nuevo, poder disfrutar y no resentirme de ninguna molestia.
Una vez dieron el bocinazo de salida, poco que decir salvo que todo salió sobre ruedas. Las sensaciones fueron buenas en los tres segmentos aunque sí que es cierto que eché de menos esa chispa y ligereza que sólo te dan las carreras.

En cuanto a la competición en sí, natación muy cómoda saliendo del agua en un grupo cabecero de unas 6 unidades del que conseguimos irnos tres en la bici entendiéndonos y colaborando a relevos abriendo hueco al grupo perseguidor. A pie, nos jugamos el triunfo entre los tres y desde el km1 consigo liderar la prueba controlando y manteniendo una ventaja que me permite entrar en meta saboreando la victoria.





En definitiva, tengo que estar contento por volver a hacer lo que me gusta y poder celebrarlo en lo más alto. Además, resultó ser un buen test de cara a mi cita el próximo domingo en la última etapa del Grand Prix en la localidad de Noeux Les Mines con mi club francés el Besançon Triathlon. Me hace mucha ilusión y es una motivación especial volver a competir con ellos después de que el año pasado no estuviera en condiciones de hacerlo, siempre me han tratado fenomenal y poder competir en Francia es todo un lujo.

Aprovecho para felicitar a mis compañeros de fuga y podium Fernando Barroso y Jaime Garrido. Les felicito a ambos por su actuación y al mismo tiempo doy mi más sincera enhorabuena a la Federación Asturiana y al CNSO por su esfuerzo y empeño en brindarnos a todos los triatletas una prueba de semejante nivel organizativo. Sin duda una prueba espectacular, mítica ya en el calendario, a la cual invito a participar a todos los triatletas que quieran disfrutar de unas condiciones a la altura que verdaderamente se merece un deportista.
 
Por último, quiero dar las gracias a mis amigos y anfitriones asturianos, por el trato, hospitalidad y cariño mostrado durante todo el fin de semana. Por hacerme sentir como en casa y hacerme pasar un fin de semana que me costará mucho olvidar. Para mí también era importante competir en Gijón por ellos, y por dedicarles esta pequeña victoria.



Sin duda, como bien dice el título de esta entrada ASTURIES YE DIFERENT. Una tierra especial, con gente especial, a la que espero volver pronto y en la cual aprendí una refrán que recordaré siempre:

"Con fabes y sidrina nun fai falta gasolina".




Un saludo a todos y espero a partir de ahora poder seguir compartiendo y dando alegrías a los que me seguís y apoyais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada